Impulsamos, acompañamos y sostenemos procesos de desarrollo personal y expansión organizacional. Cooperamos profesionalmente en la dirección estratégica del capital humano desde un modelo de gestión por competencias diseñado para la alta performance.

diciembre 31, 2010

La importancia del gato en la meditación.


"Un gran maestro zen budista, responsable de un monasterio, tenía un gato al que adoraba. Así, durante las clases de meditación, lo mantenía a su lado, para disfrutar su compañía.

Hasta que un día el maestro murió y el discípulo de mayor grado ocupó su lugar.

- Qué haremos con el gato? –preguntaron los otros monjes.
Como homenaje al recuerdo de su antiguo instructor, el nuevo maestro decidió permitir que el gato continuase asistiendo a las clases.

Algunos discípulos de monasterios vecinos que viajaban por la región, descubrieron el hecho y comenzaron a comentar que en uno de los más famosos templos del lugar, un gato participaba en las meditaciones. Y la historia comenzó a correr.

Pasaron los años. El gato murió, pero para entonces los alumnos del monasterio estaban tan acostumbrados a la presencia del animal que buscaron otro gato. Mientras tanto, los demás templos habían empezado a introducir gatos en sus meditaciones. Creían que el gato era el verdadero responsable de la calidad de la enseñanza de dicho monasterio, olvidando que el antiguo maestro era un excelente instructor.

Transcurrió una generación y comenzaron a surgir tratados técnicos sobre la importancia del gato en la meditación zen. Un profesor universitario desarrolló la tesis –aceptada por la comunidad académica- de que este felino poseía la capacidad de aumentar el nivel de concentración y eliminar las energías negativas.

Hasta que apareció un maestro que tenía alergia a los gatos y resolvió retirarlo de las prácticas diarias con sus alumnos.

Se produjo entonces una gran reacción negativa, pero el maestro no cedió. Y como era un excelente instructor, los alumnos continuaron con el mismo excelente rendimiento, pese a la ausencia del gato.

Poco a poco, los monasterios, cansados tal vez de tener que alimentar a tantos gatos, fueron eliminando a los animales de las clases. Comenzaron así a surgir nuevas tesis “revolucionarias”, con títulos tales como “La importancia de la meditación sin el gato” o “Equilibrando el universo zen sin la ayuda del gato”.

Pasó otro siglo para que el gato saliera totalmente del ritual de la meditación zen en aquella región. Doscientos años para que todo volviese a la normalidad, ya que durante todo ese tiempo nadie se había realmente preguntado por qué estaba el gato allí."



Cuántos paradigmas forman parte de nuestro modo de vivir, pensar y actuar, que nunca nos detuvimos a analizar? Cuántas creencias que nunca nos atrevimos a desafiar, acerca de nuestro entorno y de nosotros mismos?

Cuántas veces, lejos de cuestionarlas, nos hemos dedicado a justificarlas y explicarlas a la manera de los tratados académicos sobre la presencia del gato …

… Qué sucedería si nos atreviéramos a probar, como el último maestro zen de la historia, a ver “qué tal si …” operáramos sobre la base de una creencia diferente?


“El universo no está hecho de átomos, está hecho de historias“
Muriel Rukeyser

Suscríbete a Fénix Proyectos

Alojado en eListas.net

No hay comentarios:

Publicar un comentario