Impulsamos, acompañamos y sostenemos procesos de desarrollo personal y expansión organizacional. Cooperamos profesionalmente en la dirección estratégica del capital humano desde un modelo de gestión por competencias diseñado para la alta performance.

enero 05, 2011

Aprender a volar


"Un rey recibió como regalo de un monarca vecino dos pichones de halcón. De inmediato los entregó al jefe de cetrería para que los entrenara. Pasado cierto tiempo, el rey preguntó al maestro por la evolución de los pichones, a lo cual el experto contestó: Majestad, uno de los halcones se encuentra ya perfectamente entrenado; el otro, en cambio, no ha volado siquiera todavía. No se mueve de su rama y debemos alimentarlo nosotros mismos. No logramos encontrar la causa de este comportamiento.
El rey, preocupado, ordenó entonces que comparecieran todos los sanadores del reino para curar al pájaro de la extraña dolencia que le impedía volar, pero nada lograron. Uno tras otro se retiraron sin resultados.
Ordenó entonces el rey publicar un bando requiriendo la colaboración de sus súbditos de modo de lograr la solución del enigma. Y grande fue su sorpresa cuando al cabo de unos días el jefe de cetrería le comunicó la gran nueva de que un campesino había hecho, finalmente, que el halcón volara.
El monarca requirió la inmediata presencia de ese campesino de tan grandes poderes … y ya frente a frente con él le preguntó por el secreto de su suceso. A lo cual el campesino, humildemente, respondió: Majestad, lo único que hice fue cortar la rama. El pájaro se dio cuenta de que tenía alas … y se echó a volar."


Transitamos nuestra existencia dentro de una determinada “zona de comodidad”. En ella nos movemos y de alguna manera operamos como si ella fuera lo único que existiese para nosotros. Dentro de esa zona habitan nuestro pasado, nuestra historia, nuestros valores, nuestras creencias, y también nuestras limitaciones y nuestros miedos. Todo lo conocido, Lo cotidiano. Lo esperable, seguro, sencillo. Y aunque nos demos cuenta de que estamos sufriendo, o de que experimentamos desasosiego, y ganas de vivir algo diferente, de algo más, esa sigue siendo nuestra zona de confort. Donde está la luz, donde sabemos por dónde movernos. Más allá, la penumbra.

Y tenemos sueños, queremos resultados extraordinarios, pero no siempre estamos dispuestos a correr riesgos, a transitar caminos difíciles, donde nos acechen la oscuridad, o la ambigüedad. Nos conformamos entonces, y aprendemos a vivir desde esa resignación que entonces tiñe nuestra existencia. Y éste es el momento de formular nuestra opción.

No descubriremos nuevas tierras hasta que no nos atrevamos a perder de vista la orilla durante algún tiempo. (André Gide)

Suscríbete a Fénix Proyectos

Alojado en eListas.net

No hay comentarios:

Publicar un comentario