Impulsamos, acompañamos y sostenemos procesos de desarrollo personal y expansión organizacional. Cooperamos profesionalmente en la dirección estratégica del capital humano desde un modelo de gestión por competencias diseñado para la alta performance.

enero 04, 2011

- Cuánto? - Hasta.


"No creo en las circunstancias - afirmó George Bernard Shaw-. La gente que sale adelante en este mundo es aquella que se pone de pie y busca las circunstancias que desea, y si no las encuentra, las crea."


Las decisiones que hagamos en el medio de nuestras circunstancias de hoy serán los factores definitorios de cuáles serán nuestras circunstancias futuras. El futuro no tiene que ver con la suerte. Tiene que ver con nuestras elecciones de HOY. Nadie más que nosotros mismos tiene el poder de decidir cómo y hacia dónde conducimos nuestra existencia.

Ahora bien, para poder "poner primera" rumbo a nuestros sueños (y transformarlos en metas y planes de acción), tenemos que aprender algunas cosas fundamentales acerca de cómo "operan" las "circunstancias". Y también, y muy especialmente "desaprender" algunos preconceptos acerca de ellas, auténticos "mitos" que sólo constituyen creencias limitantes. Y reemplazarlos por NUEVAS REGLAS. Veamos:

Una circunstancia es un HECHO.
Una circunstancia más una opinión es una EXCUSA.


Ésta es ciertamente una ley dificíl de "deglutir" porque las excusas nos encantan! Realmente son maravillosas!!! Y además están siempre en promoción "2 x 1": nos ayudan a eludir el ponernos en acción y AL MISMO TIEMPO nos evitan el sentirnos culpables por ello!
Ahora bien, el "efecto colateral y secundario" del consumo de excusas es que ellas no nos ayudan demasiado a alcanzar nuestras metas. Podemos tener excusas o podemos tener resultados. Lo que no podemos tener son ambas cosas a la vez.

Así, por ejemplo, podemos decir: "Me encantaría emprender un negocio, pero no tengo el dinero, o el tiempo o el socio adecuado, o ... Y además, tengo chicos que atender, un trabajo full time, mil etcéteras. Y aquí radica el problema: La carencia de recursos, la responsabilidad por los niños o los compromisos de toda índole son HECHOS. Eso es TODO lo que son. Pero NADA MÁS. Cuando le añadimos una cucharada de opinión al bowl de los hechos (y entramos automática y vertiginosamente en la recurrente helicoidal descendente de la racionalización), comenzamos a percibir esos hechos como factores definitorios ABSOLUTOS de lo que podemos o no podemos hacer ...
y allí nos detenemos.


Como ante un enorme cartel rojo de STOP.

Chocamos con el equivalente emocional de una pared de ladrillos.

Y éste es el principal peligro de la racionalización: que nos mantiene en un estado emocional desconectado de nuestro poder personal. E inmersos en él ni siquiera nos preguntamos cómo podríamos hacer para cambiar esas circunstancias, o cómo podríamos llegar a trabajar "alrededor" de ellas, "a pesar" de ellas. SE NOS PARALIZA LA CREATIVIDAD.

Qué podemos hacer? Básicamente DARNOS CUENTA!
Cambiar nuestras conversaciones internas.
Y decidir que NO SE TRATA DE "TRABAJAR MÁS" EN POS DE NUESTROS OBJETIVOS, SINO SIMPLEMENTE DE TRABAJAR HASTA HABERLOS ALCANZADO.

Cuánto? HASTA.-
Punto.


"Dios envía el viento, pero es el hombre quien debe izar las velas" (San Agustín)

Suscríbete a Fénix Proyectos

Alojado en eListas.net

No hay comentarios:

Publicar un comentario