Impulsamos, acompañamos y sostenemos procesos de desarrollo personal y expansión organizacional. Cooperamos profesionalmente en la dirección estratégica del capital humano desde un modelo de gestión por competencias diseñado para la alta performance.

mayo 03, 2011

Cuando hayas agotado todas las posibilidades ...


Cuál es el ingrediente secreto que determina el éxito? Por qué algunas personas sobreviven a los tiempos difíciles en tanto que otras quedan devastadas? Por qué algunos flotan donde otros simplemente se hunden?

La diferencia entre aquellos que ganan y aquellos que no lo hacen se encuentra en la aplicación de un poderoso concepto: el “pensamiento para la posibilidad”. Los ganadores se animan a soñar. Y se comprometen con sus sueños. Se animan a intentar, a afrontar los riesgos. Creen que si algo va a suceder, depende de ellos. Entienden que los fracasos son eventos. Y nunca abandonan sus sueños.

Podemos transformar nuestros sueños en hechos, nuestras derrotas en comienzos y nuestros éxitos en más y más posibilidades. Pero para eso es menester que incorporemos la idea que consignamos al principio:

Cuando hayas agotado todas las posibilidades, recuerda esto:

No lo has hecho!!!

Pon tu problema en una nueva perspectiva, pero sobre todo …

… nunca dejes que un problema se convierta en una excusa!!

Podemos tener excusas o podemos tener resultados. Lo que nunca podemos tener son esas dos cosas a la vez …

Cinco breves principios sintetizan nuestras reflexiones:

1. Todos los seres humanos tienen problemas. Una vida “problem-free” es sólo una ilusión, una fantasía. Aceptemos este hecho y movámonos hacia el segundo principio.

2. Todo problema tiene una vida limitada. Toda montaña tiene su cumbre. Todo valle, su punto más bajo. La vida tiene sus altos y bajos, sus cumbres y sus valles. Los problemas concluyen. Tu problema no perdurará por siempre. Las tormentas siempre dan paso al sol. El invierno siempre desemboca en primavera. Tu tormenta va a pasar. Tu invierno va a terminar.

3. Todo problema encierra posibilidades positivas: Más aún, la oportunidad tiene la mala costumbre de deslizarse furtivamente dentro de nuestra vida por una puerta lateral o trasera y frecuentemente aparece disfrazada bajo la forma de fracaso o derrota. Tal vez sea por eso que es tan difícil reconocerla!!!

4. Todo problema va a cambiarte. Lo importante es definir en qué sentido. Y la única persona que puede elegir eso … sos vos mismo!!

Mucho antes de que se pusiera de moda hablar de la “ley de la atracción”, ya en 1922 Napoleon Hill escribía que “el éter en el que esta pequeña tierra flota, es una forma de energía moviéndose a una increíblemente elevada “ratio” vibracional, … llena de un poder universal que se adapta por sí mismo a la naturaleza de los pensamientos que albergamos en nuestras mentes, y a su turno nos induce, de modo plenamente natural, a transmutar nuestros pensamientos en su equivalente físico …”, “ nuestros cerebros resultan magnetizados con los pensamientos dominantes en nuestras mentes, y atraen hacia nosotros las fuerzas, las personas, las circunstancias de la vida que armonizan con la naturaleza de nuestros pensamientos dominantes.

5. No podés elegir tus problemas pero siempre podés elegir qué van a hacer tus problemas por vos. Tal como expusiera Víctor Frankl en “El hombre en busca de sentido” (1946) “Al hombre se le puede arrebatar todo excepto una cosa: la última de las libertades humanas –la elección de la actitud personal ante un conjunto de circunstancias- para decidir su propio camino.”

6. Hay dos reacciones posibles ante cada problema. Una será positiva, la otra negativa. Y la única pauta para establecer el signo de nuestra respuesta será la referencia a nuestros más profundos valores.


No subestimes tus problemas, pero tampoco los exageres.

No esperes: Hay un tiempo y un lugar para la paciencia: cuando hayas plantado tantas semillas de solución como hayas podido. Pero la paciencia no es una virtud si simplemente te sientas a esperar que tu problema se resuelva por sí solo.

No busques culpables.

Nadie está realmente derrotado hasta que empieza a buscar a quién culpar.

John Wooden

Y no agraves el problema con dosis extraordinarias de autocompasión, envidia, cinismo, odio, rabia o falta de fe en tus propios recursos. Por el contrario, ilumina tu mente! … Casi todos los problemas se resuelven con ideas!!! Utiliza las piedras de los obstáculos para construir puentes!

Recurre a tu motivación. Muchas veces no tenemos problemas a resolver, sino “decisiones a tomar”.

Y aprende a aislarte de fuerzas o personalidades negativas. Chequea el contenido de los consejos que otros te brindan. Estate atento a ciertas sentencias negativas ampliamente difundidas que cotidianamente bombardean tu cerebro aun emitidas por personas de buena voluntad.

Hazte cargo, asume el riesgo, y toma el control. No abdiques nunca de tu liderazgo personal … y recuerda:

Cuando hayas agotado todas las posibilidades …

no lo has hecho!!

1 comentario: