Impulsamos, acompañamos y sostenemos procesos de desarrollo personal y expansión organizacional. Cooperamos profesionalmente en la dirección estratégica del capital humano desde un modelo de gestión por competencias diseñado para la alta performance.

julio 02, 2011

Por qué mentimos?

Paul Ekman nos propone la siguiente propuesta de sistematización

1.
PARA EVITAR UN CASTIGO. Esta es la razón número 1 por la cual las personas mienten. De hecho detrás de las mentiras más graves existe la amenaza de un daño significativo si la mentira es descubierta como tal, ya sea la pérdida de libertad, dinero, un trabajo, una relación, la reputación, e incluso la vida. Solamente en tales casos, en que el mentiroso sería severamente castigado de saberse la verdad, la sobrecarga emocional hace que las mentiras sean detectables en la conducta y el aspecto (léase, expresión facial, movimiento corporal, mirada, voz o palabras) La falsedad tiene por objeto ocultar el premio o beneficio que el mentiroso obtiene de la conducta en que ha incurrido al violar una norma legal o una legítima expectativa.

2. PARA PROTEGER A ALGUIEN. Segundo gran motivo. Cuando no queremos que nuestros seres queridos o cercanos resulten castigados. Aun cuando no estemos de acuerdo con la conducta de esas personas, es probable que las “cubramos” planteándosenos entonces cuál es el límite ético de nuestra decisión. También cabe reflexionar aquí sobre el silencio, la información brindada espontáneamente o aquella reservada hasta el momento de responder una pregunta específica. Y finalmente surge aquí un tema vinculado con nuestros parámetros educativos, mientras que convocamos a los niños pequeños a decir la verdad pero los reprendemos explícita o implícitamente cuando incurren en delaciones …

3. PARA PROTEGERNOS DE PELIGROS. No se trata acá de evitar castigo alguno sino de situaciones completamente diversas. Por ejemplo, cuando enseñamos a nuestros hijos que si llaman a la puerta nunca digan que están solos por más que así sea, sino que papá o mamá están en el teléfono, o cualquier otra excusa para de este modo minimizar riesgos de ataques u otros delitos. Son mentiras autoprotectivas.

4. PARA GANAR LA ADMIRACION DE LOS DEMAS. Muy común entre los niños, pero también frecuente entre los adolescentes y aún entre adultos. Se trata de mentiras asociadas con la autoimagen.

5. PARA RESGUARDAR NUESTRA PRIVACIDAD DE UN MODO MÁS CORTÉS. Por ejemplo, puede sernos más sencillo mentir acerca de con quién estábamos hablando por teléfono que exclamar asertivamente “es privado!” …

6. PARA DISFRUTAR DEL DESAFIO. A manera de un testeo del propio poder personal. Los chicos en determinado momento pueden mentirles a sus padres por el propio placer de chequear hasta qué punto pueden hacerlo. Los adultos pueden disfrutar de la sensación de poder que les brinda estar a cargo del manejo de la información.

7. PARA EVITAR SITUACIONES INCÓMODAS. Son las clásicas mentiras blancas de la vida cotidiana. Decir que nuestra babysitter no estaba disponible para no asistir a una reunión que anticipamos aburrida, argumentar que estábamos saliendo como excusa para cortar rápidamente un llamado telefónico

8. PARA SER CORTESES. “Gracias por la hermosa velada” (aunque nos hayamos aburrido a más no poder) , “se te ve fantástica” y otras por el estilo. En realidad no son éstas más mentiras que aquellas en que incurrimos jugando al poker, representando un papel en una obra teatral o pidiendo por nuestra casa un valor de venta superior a aquel al cual estamos dispuestos a vender. En todos estos casos el destinatario de la mentira ni siquiera espera la verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario