Impulsamos, acompañamos y sostenemos procesos de desarrollo personal y expansión organizacional. Cooperamos profesionalmente en la dirección estratégica del capital humano desde un modelo de gestión por competencias diseñado para la alta performance.

marzo 19, 2012

Los roles en el equipo (según Meredith Belbin)


Usualmente, en los equipos de alto rendimiento, cada uno de sus miembros tiene claramente definidas sus responsabilidades, de modo tal que cada rol necesario para alcanzar la meta grupal es desempeñado en forma completa y correcta.
Ahora bien, con frecuencia, y más allá de la clara definición de roles y responsabilidades, los equipos operan por debajo de su máximo potencial. No operan, por ende, como equipos de máximo desempeño. Tal vez algunos de sus miembros no completan las tareas en el momento esperado, otros tal vez no son lo suficientemente flexibles, tal vez algún otro falla al momento de captar el cuadro total en el cual participa, u otro experimenta frustración porque no está de acuerdo con sus pares.

Meredith Belbin estudió este tema durante años y su teoría de los roles en los equipos de trabajo forma ya parte del bagaje de herramientas clásicas en la materia. Los líderes de equipo usan frecuentemente su modelo para crear equipos equilibrados, asegurando que los roles necesarios se encuentren suficientemente cubiertos y que las potenciales tensiones o debilidades puedan ser convenientemente abordadas.

Sus nueve roles se distribuyen en tres categorías orientación a la acción, orientación a la tarea y orientación al pensamiento) cada una de ellas subdividida en tres subcategorías, según el siguiente esquema.

Roles orientados a la acción

Impulsor: Los impulsores son personas que desafían al equipo. Dinámicos y extrovertidos, disfrutan estimulando a otros, cuestionando normas y encontrando nuevos procedimientos para resolver problemas. Suelen ver los obstáculos como desafíos excitantes y motivadores y suelen desplegar el coraje de seguir adelante en circunstancias en que otros optarían por abandonar. La potencial debilidad de este estilo es que puede volverse argumentativo y lastimar -sin desearlo, por cierto- los sentimientos de los demás.

Implementador: Los implementadores son personas que "hacen las cosas". Convierten las ideas y conceptos en planes y acciones, con prascticidad. Son típicamente personas disciplinadas que trabajan de manera sistemática, eficiente, organizada. Son personas con las cuales se puede contar. Por el lado negativo, pueden ser inflexibles y resistentes a los cambios.

Finalizador: Los finalizadores son aquellas personas que se ocupan de chequear que los proyectos se hayan completado escrupulosamente, sin errores ni omisiones. Son detallistas, y se preocupan por el cumplimiento de los términos y plazos. Como perfeccionistas, son extremadamente ordenados, cuidadosos, ... y ansiosos. Pueden preocuparse más de la cuenta y encuentran difícil delegar.

Roles orientados a las personas

Coordinador: Los coordinadores toman el rol tradicional de líder del equipo. Son hábiles para escuchar, identificar y reconocer el valor que cada uno de los miembros del equipo aporta al conjunto. Su temperamento es sereno y de buen natural, y delegan tareas con efectivi8dad. Su potencial debilidad es exagerar en la delegación de responsabilidad y la tendencia a comportarse de forma manipulativa.

Cohesionador: Los cohesionadores son personas que brindan sostén y aseguran que los integrantes del equipo trabajen con eficacia. Con frecuencia cumplen el rol de negociadores. Son perceptivos, diplomáticos y flexibles. Suelen ser, asimismo, personas populares y sumamente capaces en lo sustancial, pero que prefieren priorizar su desempeño en orden a mantener la cohesión del equipo y ayudar a sus integrantes a relacionarse cooperativamente. Su debilidad puede centrarse en la dificultad de adoptar una posición neta y definida durante los procesos de discusión y toma de decisiones.

Investigador de recursos: Innovadores y curiosos, los investigadores de recursos exploran las opciones disponibles, desarrollan contactos, negocian recursos. Son entusiastas, de trato fácil, usualmente extrovertidos, y logran que otras personas se muestren receptivas a sus ideas. Sus problemas suelen ser la pérdida de entusiasmo o bien el exceso de optimismo.

Roles orientados al pensamiento

Generador:
Ubicamos en este grupo a los innovadores creativos que proponen nuevas ideas. Usualmente introvertidos, prefieren trabajar en forma solitaria y el elogio los alimenta. En contrapartida, la crítica los destruye. En ocasiones pueden aparecer como "poco prácticos", tener dificultades para la comunicación o ignorar parámetros y restricciones dados.

Monitores y evaluadores: Su rol consister en analizar y evaluar las ideas aportadas por los generadores. Su función central es sopesar los pros y contras de todas las opciones para ayudar a tomar una decisión. Son pensadores críticos y se destacan por su visión estratégica, aunque a veces pueden aparecer como distantes o carentes de emocionalidad.

Especialistas: Son personas que aportan al equipo sus competencias específicas, y en general, cualquier conocimiento o habilidad puntual que resulta necesaria para completar el trabajo. Frecuentemente ostentan un status profesional. Su contribución al equipo surge de su expertise. La debilidad susceptible de surgir en este rol es una excesiva preocupación por aspectos técnicos propios de la disciplina en desmedro del cuadro general.