Impulsamos, acompañamos y sostenemos procesos de desarrollo personal y expansión organizacional. Cooperamos profesionalmente en la dirección estratégica del capital humano desde un modelo de gestión por competencias diseñado para la alta performance.

marzo 22, 2012

Seis sombreros para pensar


... es el título de una obra ya clásica de la literatura de administración, escrita por Edward de Bono, también creador del método del "pensamiento lateral", con el cual esta herramienta amerita combinarse. La técnica de los seis sombreros constituye un método de trabajo para diseñar discusiones grupales particularmente eficaz.

Pero por qué sombreros?

Porque los sombreros frecuentemente definen el rol que una persona está jugando en determinado momento: pensemos en una gorra de baseball, el casco de un soldado, la cofia de una enfermera, el de un cocinero, el de un hada … Y lo más importante de todo: porque los sombreros pueden ponerse y sacarse fácilmente. En realidad, es casi el item más sencillo de nuestra vestimenta para ponernos o sacarnos. Así pues, por analogía, cuando una persona se pone un sombrero juega el rol correspondiente a ese sombrero, como una especie de juego.

Y por qué de colores?

Los colores son utilizados para simbolizar las distintas estrategias de pensamiento utilizadas. Así pues,

El sombrero blanco alude a hechos e información. Es absolutamente neutral y analiza tres cuestiones básicas: De qué información disponemos? Qué información falta? Cómo conseguimos la información que precisamos?

El sombrero rojo, por su parte, representa las emociones, la intuición. Su pregunta es: Qué es lo que siento en relación a esta materia en este momento? El sombrero rojo nos permite incorporar explícitamente este elemento emocional o intuitivo sin necesidad de tener que buscar explicaciones o justificaciones para sostenerlo.

El sombrero negro es el sombrero del juicio crítico, de la precaución. No es simplemente un sombrero "negativo". Es, sí, el sombrero que nos hace preguntar: Es esto correcto? Adecuado a los hechos y a los valores? Se adapta al sistema en el que trabajamos, se encuentra en línea con nuestros objetivos, metas y políticas, se adapta a nuestros valores, nuestra ética, lo que consideramos justo? Cuáles pueden ser los peligros o problemas?La utilidad del sombrero negro no puede ser minimizada.

En contraste aparece el sombrero amarillo, que es el sombrero del optimismo, pero a la luz de la lógica. Contempla ventajas, beneficios, ahorros. Nos focaliza en preguntas del tipo: en qué aspectos es buena esta idea?

El sombrero verde es ideal para lidiar con los planteos del sombrero negro. Implica exploración, propuestas, sugerencias, alternativas, nuevas ideas. Es "un sombrero en libertad", pleno de creatividad. Qué podemos hacer? Hay otras ideas? Es esencialmente activo.

Por último, el sombrero azul, eminentemente formal, lleva el control del propio proceso de pensamiento. Viene a ser un sombrero "metódico", y algo así como el “director de la orquesta”. Se pregunta: Dónde estamos ahora? Cuál es el siguiente paso? Qué hemos logrado? Cómo nos organizamos? Qué nos está sucediendo?

Cómo se usan?

El empleo -real o metafórico- de los sombreros unifica el foco del grupo en un modo de pensamiento particular. Evita así que mientras uno de los participantes se está enfocando en los hechos, otro procure expresar una intuición y un tercero esté planteando un juicio crítico. Si todos se ponen el mismo sombrero, todos estarán "al unísono" focalizados en la reunión de datos, hechos e información, y cuando se pongan el verde, todos estarán igualmente "al unísono" generando alternativas.

La técnica permite asimismo controlar tendencias individuales. Hay personas que naturalmente parecen llevar un cierto sombrero (ya sea el negro, el amarillo, el rojo ...) La consigna de dejar de lado ese sombrero habitual para ponerse otro es un método eficaz para reconducir la discusión en orden al logro del objetivo final. Sólo el moderador deberá acordarse de llevar casi en forma permanente el sombrero azul, para así guiar la secuencia de utilización de los sombreros en función de las necesidades del caso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario